Catálogo

Comparación de los sistemas UV-C de baja y media presión para el tratamiento de agua de la Piscina

3 min

POR QUÉ NO ES ADECUADO USAR SISTEMAS UV-C DE BAJA PRESIÓN?

Empresa LIFETECH es un experto reconocido a nivel munidal en el desarrollo y producción de generadores de ozono, sistemas UV de baja y media presión y dispositivos AOP (= advanced  oxidation processes) que utilizan procesos avanzados de oxidación.

El riesgo más grave para la salud está asociado con el compuesto de tricloramina, que se forma mediante la reacción del cloro con las sustancias orgánicas contenidas en el agua de la piscina que penetran en el agua principalmente a través  del sudor y de la orina. La tricloramina producida de esta manera irrita y altera el epitelio de las vías respiratorias superiores, causa manifestaciones alérgicas en personas susceptibles y causa una mayor susceptibilidad al asma no sólo en niños sino también en adultos. La tricloramina también causa irritación y sequedad de la piel y enrojecimiento de los ojos o incluso corrosión y degradación de las construcciones de las salas de la piscina. La exposición a tricloramina a largo plazo representa un gran riesgo para la salud sobre todo para atletas o el personal del parque acuático. Existen casos cuando la tricloramina, que tiene un efecto duradero en el aire interior de la sala de la piscina cubierta causó la destrucción y un colapso posterior de la estructura de concreto reforzado de la sala. La tricloramina también causa un olor típico a la piscina que hace que la presencia de tricloramina sea confiable. La tricloramina también es responsable del olor típico a la piscina que hace que la presencia de tricloramina sea reconocible.

El segundo riesgo más grave para la salud en piscinas y jacuzzis está asociado con la presencia de protozoo parásito llamado Cryptosporidium parvum y Giardia lambila, que causan diarrea severa. En piscinas públicas, donde los niveles de cloro están bajo el control constante, se han registrado una serie de problemas de salud graves, causados ​​por estos patógenos, especialmente el Cryptosporidium. Como resultado, se ha encontrado que la desinfección por cloración no garantiza la inactivación de estos protozoos y, por lo tanto, es necesario tener una etapa de desinfección adicional en la tecnología de tratamiento de agua de la piscina que destruirá estos patógenos resistentes.

Por lo tanto, al elegir una tecnología de tratamiento de agua, sólo se deben elegir las tecnologías que eliminan tanto la tricloramina como los protozoos parásitos de Cryptosporidium parvum y Giardia lambila.

Los sistemas UVM de media presión gracias a su diseño de la construcción de la lámpara UV difieren de los sistemas UV-C de baja presión por un espectro UV diferente.  Como resultado, los sistemas UVM de media presión eliminan la tricloramina del agua y la desinfección del agua es permanente, es decir, las bacterias inactivadas no pueden renovarse como en caso del uso de los sistemas UV-C de baja presión.

Problema/ Tecnología                                                   UVM de media presión UV-C de baja presión

Eliminación de tricloraminas                              YYYY                                     OOOO

Desinfección permanente -sin reactivación de bacterias       YYYY                                     OOOO

Inactivación de Cryptosporidium p., y de Giardia I.               YYYY                                     YYYY

Inactivación de algas                                                                YYYY                                     YYOO

La tabla descrita anteriormente muestra por qué la norma alemana DIN 19643 para piscinas públicas sólo permite el uso de los sistemas UVM de media presión.

Uno de los argumentos utilizados por los fabricantes de sistemas UV-C de baja presión contra el uso de las lámparas UVM de media presión es su corta vida en comparación con las lámparas UV-C de baja presión. Este argumento es válido para la mayoría de los actuales sistemas UVM de media presión que son alimentados con energía magnética estándar. En estos sistemas, la vida útil de las lámparas UVM de media presión varía de 4000 a 8000 horas de funcionamiento.

Sin embargo, LIFETECH ha desarrollado una potencia electrónica avanzada con tecnología única LifeAGE®. Gracias a esta innovación fundamental, hemos superado las desventajas de los actuales sistemas UVM de media presión.

La vida útil de las lámparas LifeUVM® de media presión alimentadas por una potencia electrónica avanzada con la exclusiva tecnología LifeAGE® alcanza la misma vida útil que las lámparas UV-C de baja presión. Sabemos por los usuarios de nuestros sistemas que la vida útil de nuestras lámparas LifeUVM® normalmente alcanza las 18000 horas. También hay instalaciones donde la vida útil superó las increíbles 30000 horas de operación.

Otro argumento utilizado por los fabricantes de sistemas UV-C de baja presión contra sistemas UVM de media presión es la menor eficiencia de conversión de la energía eléctrica a la generación de UV. Sin embargo, este argumento se desprende del contexto del tratamiento de agua de la piscina. La energía eléctrica suministrada a la lámpara UVM de media presión se utiliza para generar radiación UV y se utiliza para calentar el agua de la piscina. Por lo tanto, no es cierto que el uso de una lámpara UVM de media presión sea desventajoso en términos de energía. Toda la electricidad suministrada a las lámparas UVM de media presión se utiliza efectivamente para el tratamiento del agua.

La instalación de un sistema UVM de media presión con la exclusiva tecnología LifeAGE® asegurará los costos operativos más bajos y al mismo tiempo contribuye a la protección de nuestro medio ambiente. La huella de carbono de esta tecnología es inferior a la de los sistemas UVM de media presión. Estaremos encantados si usted contribuye a la protección de la vida en nuestro planeta.